buscar
Ver siguiente >>
<< Ver anterior

He realizado otra Crítica Fotográfica en el blog de FEPFI. Puedes verla en este enlace o aquí mismo si lo prefieres.

Si te apetece participar en esta sección del blog de FEPFI ponte en contacto con su administrador Philippe Uglietta, enviándole un correo (webmaster@fepfi.es). De esta forma podré analizar la fotografía sin conocer al autor.

En esta ocasión analizaremos un paisaje (con figura) en clave alta.

Como en anteriores ocasiones señalaré lo positivo y lo negativo, según mi criterio, propondré posibles mejoras e intentaré llegar a alguna conclusión.

 

 

En la parte positiva:

 

  • Es una imagen con un impacto muy agradable.
  • Composición sencilla, equilibrada con una lectura muy fácil.
  • Excelente calidad técnica.

Se deduce, por la sutil reproducción en los tonos altos (el detalle de las dunas) y en los bajos (detalle en los elementos oscuros), que el que el autor ha controlado la exposición tanto en la toma como en el procesado. En la toma seguramente “derecheándola”  para conseguir una gama tonal más rica en las zonas claras. En el procesado cuidando que el niño y la valla no fueran sólo unas siluetas negras sino que tuvieran cierto detalle.

  • Destacaría también que la situación de perfil del niño y las manos separadas del cuerpo lo definen mejor y aportan acción a la foto, añadiendo interés a la figura y, en definitiva, a la fotografía.

 

En la “parte negativa” (nótese el entrecomillado):

 

Hay varios aspectos que, en principio, parece que podrían mejorarse pero que finalmente le añaden una cierta tensión visual que consigue aumentar el interés sobre ella. Creo por ello que es una fotografía sugestiva y, desde mi punto de vista, inteligente.

Los aspectos a los que me refiero son al hecho de que al niño le queden cortadas las manos, que la línea del horizonte esté en el centro y no en un tercio, y que el niño no esté situado a la altura de la línea vertical de los tercios, sino más a la derecha.

 

En un intento de llevar los elementos a una situación más convencional y menos tensa he realizado la siguiente prueba, donde he desplazado al niño un poco hacia la izquierda  y recortado cielo para adecuar la composición en función de los tercios y de una búsqueda de equilibrio.

 

 

Tras estos cambios el resultado es una fotografía más estática y equilibrada. Aunque después de analizar el control técnico en cuanto a exposición y procesado, de considerar la elección del tema, la forma de abordarlo y el momento del disparo (justo cuando el niño presenta los brazos separados del cuerpo) me inclino a pensar que la intención del autor no era la de presentarnos una escena equilibrada, perfecta y sin tensión, sino plantearnos conscientemente una imagen sin terminar, más dinámica, en la que los elementos están aún fluyendo hacia su estado de equilibrio.

 

Conclusión:

 

La tensión, como elemento del lenguaje visual, en teoría hace referencia a lo inestable, lo irregular, lo complejo y se define como algo que nos provoca una cierta incomodidad visual. En el lenguaje fotográfico éste es un elemento más que podemos usar para expresar, no teniendo que significar necesariamente algo negativo. Es más, la tensión visual controlada puede ser sinónimo de atracción visual.

 

Sólo es mi opinión.

 

Hasta la próxima…

 
 
 
Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 + 8 =

Últimas entradas
Categorías