buscar
Ver siguiente >>
<< Ver anterior

 

 

En esta ocasión la fotografía a analizar es un semidesnudo femenino realizado en estudio, con un esquema de iluminación, digamos, en principio, que de "Clave alta".

                                  

Siguiendo el método propuesto en la ocasión anterior, comentaré lo positivo y lo negativo referido a los elementos de juicio que entran en juego en la imagen, posteriormente intentaré aportar algunas mejoras y finalmente procuraré situarla en un rango aproximado, según mi criterio.

En el lado positivo:

A través de la pose, la expresión y el volumen procurado por la iluminación lateral y de contra, se ha conseguido una imagen de gran plasticidad.

Resulta delicada y sencilla, con un aire clásico que parece inspirado en las bellas estatuas griegas y romanas de Afrodita o Venus.

En el lado negativo:

A pesar de que se ha logrado un retrato muy agradable y que denota, sin duda, la sensibilidad del autor hay ciertos detalles técnicos y estéticos que podrían haber mejorado el resultado:

  1. El tratamiento de la piel ha eliminado por completo su textura evidenciando el retoque por la artificialidad producida.
  2. El perfil no es completo ni tampoco tres cuartos, por lo que se deja ver parte del otro párpado y la nariz sobresale la mejilla. En el caso de esta modelo el tres cuartos le hubiera favorecido. (http://kirael-art.deviantart.com/art/Frente-perfil-y-tres-cuartos-de-perfil-398643969).
  3. Una tela menos arrugada hubiera estado más en consonancia con la plasticidad de la imagen.
  4. Desde mi punto de vista, la caída de la tela por la zona baja de la espalda de haber quedado más centrada habría definido mejor la cintura de la chica.
  5. En mi opinión quizá la iluminación no sea coherente con la idea etérea y sutil que suele conllevar un fondo blanco, que suele asociarse, a su vez, a imágenes en clave alta.

Desde el punto de vista del concepto, la clave alta se caracteriza por ser una imagen suave, sin sombras profundas y con predominio absoluto de los tonos altos, sin perjuicio de pequeños detalles en tonos bajos. Por ello los sujetos que mejor funcionan con la idea de clave alta son personas de piel clara, con ropa y attrezzo claros y una actitud y pose coherentes con esa sensación de levedad.

La imagen que analizamos se adecúa en gran medida a este patrón aunque no en cuanto a la iluminación utilizada. Me explico: opino que el ratio usado es excesivo, pues, por un lado, se ha prescindido de suavizar las sombras que producen las luces de contra (con un reflector por ejemplo) y, por otro, no se ha controlado la intensidad de la luz izquierda, apreciándose evidentes zonas de sobreexposición en la mano, el pecho y la tela blanca.

Por otro lado, la calidad de la fuente no es la apropiada para una clave alta. Se ha usado una fuente dura que nos da un tránsito de de luz a sombra muy marcado. Una fuente suave (una gran softbox, por ejemplo) hubiera sido más adecuada, pues las transiciones serían suaves y sutiles.

La dirección de las luces, muy apropiada normalmente para buscar volumen, en este caso ha producido sombras importantes (toda la zona que queda de cara a la cámara), que hubiera funcionado quizá mejor con un modelo masculino con una pose y actitud de fuerza, más que con esta chica, de actitud dulce y frágil.

Aunque hay fotógrafos a los que les gusta sobreexponer ligeramente la clave alta (en coherencia con esta idea etérea), ello se concreta más aclarando la gama tonal media que descontrolando la intensidad y exposición de las luces altas, ya que la correcta reproducción tonal en zonas altas es característica de esta técnica de iluminación.

Este es el Raw original de nuestra imagen:

 

 

Como podemos apreciar hay una evidente sobreexposición. Una vez que bajamos la exposición y las Iluminaciones vemos cómo la zona del pecho, el dorso de la mano y parte de la tela queda totalmente fuera de gama:

 

 

A continuación se muestran de nuevo la foto con su retoque original y a su lado con los ajustes de revelado, retoque y reencuadre que yo le he hecho:

 

 

En general he procurado reducir el ratio de iluminación a través del revelado y el retoque, reduciendo la importancia de las sobras para conseguir una imagen más suave y menos contrastada.

El detalle en las altas luces que estaban quemadas lo he conseguido en el pecho mediante el tampón de clonar, y en la tela copiando un trozo de la misma y colocándolo con distintas transparencias y tamaños donde me interesaba.

De igual modo he retocado la nariz y atenuado la sombra que producía, que perjudicaba a la modelo.

También he licuado la tela empujándole hacia el cuerpo para acentuar la figura, y le he eliminado arrugas.

He suavizado la piel pero de un modo natural, sin perder su textura, buscando un acabado menos artificial.

Finalmente he retocado el pelo que estaba algo despeinado, dando una cierta sensación de dejadez.

Conclusión:

Vemos que cuidar los aspectos técnicos (control de iluminación, tratamiento y retoque) y los pequeños detalles en la toma (en cuanto a la pose o el control de la ropa o el atrezzo), pueden decidir que una imagen suba de nivel o se quede simplemente en una buena intención.

Sólo es mi opinión.

Hasta la próxima...

 
 
 
Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 + 2 =

Últimas entradas
Categorías